domingo, 1 de noviembre de 2015

La órbita de Clarke

Casualidades de la vida...

Revisando el número del mes de Abril de la revista RADIOFICIONADOS, editada por la Unión de Radioaficionados Españoles (URE), viene un interesante artículo sobre satélites, y en el editorial de la misma, un interesante texto sobre la órbita de CLARKE  - ¿sabías porqué se llama así? - y las últimas fronteras de la radioafición.
A continuación reproducimos parte de dicho texto:

Camino de los terahercios.

Clarke y los nuevos pájaros interplanetarios


La retina humana resuena en la banda de los 500 a 700 THz (terahercios, miles de gigahercios o millones de megahercios). Y cuando andamos desacoplados usamos unos baluns coloquialmente conocidos como “gafas”. Esta sí que es la “frontera definitiva”: en esa banda las antenas brillan y a los transmisores se les llama linternas.
A partir de la frontera de los gigahercios todo en la radio se vuelve fascinante, retadoramente minucioso, diferente... y las bobinas tienen menos de una espira. Es inevitable asociar las muy altas frecuencias y microondas con la conquista del espacio... Tal vez por eso tuvo que ser un visionario escritor de ciencia ficción quien primero predijo las órbitas geoestacionarias.
Febrero de 1945. Un desconocido Arthur C. Clarke, de la British Interplanetary Society ve su “carta al director” publicada en la página 58 de la revista Wireless World. Clark presenta en esta breve nota una sorprendente descripción de lo que después serán los satélites geoestacionarios.
Decía Clarke a principios de 1945: “Un cohete que pueda alcanzar una velocidad de 8 Km/seg. paralela a la superficie de la Tierra continuará dando vueltas para siempre en una órbita cerrada. Un satélite artificial a la distancia correcta de la
tierra (35.786 km) daría una vuelta cada 24 horas; es decir, seguiría estando estacionario sobre el mismo punto y estaría dentro de alcance óptico de casi la mitad de la superficie de la Tierra. Tres estaciones repetidoras, separadas 120 grados y en la órbita correcta, podrían dar cobertura televisiva y de microondas a todo el planeta”.
¡Caramba con Clarke en el 45! Tendrían que pasar 20 años hasta el lanzamiento del Intelsat I (Early Bird) el 6 de abril de 1965, el primer satélite comercial de comunicaciones geoestacionario. Nuestro primer satélite de radioaficionados, el
OSCAR I, fue lanzado antes, el 12 de diciembre de 1961, solamente 4 años después del primer satélite artificial de la historia, el Sputnik I (4 octubre, 1957). AMSAT se funda en 1969 para continuar con el “Proyecto Oscar”.
En 2016, 70 años después de la “predicción de Clarke”, se lanzará el primer satélite geoestacionario de radioaficionados, el HailSat-2, que nos permitirá comunicaciones 24 horas al día, con una impresionante huella visual del
42 % de la superficie terrestre, cual auténtico “repetidor global”, quieto en un punto del espacio. Manel, EA1BLA, realizó en Mojácar una brillante ponencia, de obligada lectura y cuyo PDF se puede consultar en la web de la URE, Congreso de Mojácar ("HailSat-2, primer satélite de la Fase-4”).
El HailSat-2 (www.eshailsat.qa ) será un importante hito en el desarrollo de la popularidad de las microondas y un reto para todos los radiopitas amantes del espacio. El satélite incorporará dos transpondedores dedicados a los
radioaficionados: uno de 250 KHz de anchura para trabajar SSB y CW. Y otro de 8 MHz para modos digitales y vídeo DVB. Un nuevo horizonte para el más apasionante DX con antenas chiquititas y fijas. ¡Vivir para ver!
Vayamos preparando nuestros equipos y antenas para la subida en 2,4 GHz y la bajada en 10,5 GHz, unas antenas que tal vez podemos construirnos, si somos un poco manitas del bricolaje anteneril, como José Antonio, EA3HMJ (ver
artículo). Las comunicaciones vía satélite son un mundo apasionante, tal como nos muestra Luis, EA3OG, en su sección habitual de Sintonía Fina, este mes dedicada a los pajaritos interplanetarios. Todos debemos explorar las comunicaciones vía satélite, empezando por lo más sencillo. Los satélites te esperan: http://oscar.dcarr.org / www.amsat.org.

No hay comentarios: